Make your own free website on Tripod.com

Home

[C]uentos | [P]oesías | [C]ontacto y [N]osotros
[A]gapito
[C]uentos

Introduzca el contenido del subtítulo aquí

EL NACIMIENTO DE LAS GUERRAS

Este mito ocurrió en el siglo x antes de

Cristo, cuando

Una tribu de indios comenzó a pelear por él

territorio.

Pasaron los días y mucha gente no tenía

donde vivir.

Una tribu decidió atacar de noche a otra que

se hallaba del

otro lado de la montaña y mataron a todos, a

excepción de

dos niños que estaban ocultos en una grieta;

Uno tenía

trece años y el más chico tres.

La tribu guerrera rodeó las laderas de la

enorme montaña

para extender el dominio de su territorio,

ésta fue atacando

más tribus y adueñándose de sus

territorios; A los que no

tenían cultura los esclavizaban.

Después de un largo tiempo los niños que estaban ocultos

en la grieta de la montaña crecieron y el mayor decidió

vengarse de la tribu, así comenzó a atacar, como el más

chiquitito veía que a su hermano lo estaban matando,

entonces decidió pedirle ayuda al Dios de la montaña, éste

aceptó ayudarles provocando un temblor para que toda la

tribu baje de la montaña y no se produzcan más guerras en

ese lugar; los niños querían que este conflicto se

solucione

hablando y sin muertes, la tribu aceptó este trato y en ese

lugar no hubo más guerras.

Tal vez las guerras no se terminen jamás.

Ojalá la humanidad reflexione y actúe como la tribu y los

dos niños.

AUTORES:
LUCAS FILOMENI,
ALBA ROSA FERMANI
EMANUEL MALIZZIA

Eudes y dionisio

Eudes y Dionisio eran hermanos gemelos. Habían sido

engendrados por el Sol y la Luna, y juntos solían bajar a la

Tierra para vincularse a los primeros hombres que la

habitaban. Los gemelos eran muy distintos. Dionisio tenía un

carácter dulce y bonachón, mientras que Eudes era malo

Como la peste. Por eso el primero vivía pensando en

ayudar a los hombres y el otro se divertía imaginando

Cómo complicarles la vida. Es así que Dionisio había dispuesto

que crecieran frutos en los árboles que rodeaban las

chozas de los hombres para que ellos se pudieran

alimentarse y dar de comer a sus hijos.


De esa manera vivían todos muy contentos, hasta que a

Eudes se le ocurrió hacerle la vida imposible, como

siempre lo pensaba. Dionisio creó la primavera y el verano, para

que los árboles dieran frutos y la gente pueda alimentarse,

mientras que Eudes, en su contra, creó el otoño y el

invierno, donde los árboles estaban secos y no daban

Frutos, la gente se moría de hambre. Dionisio ya harto de que la

gente se muera de hambre quiso tener una charla con su

hermano, Eudes, el muy desagradable se negó a tenerla,

mientras que la Tierra iba agravando y la gente se moría

Más y más de hambre.


Dionisio ya cansado les tuvo que pedir ayuda a sus padres, la

Luna y el Sol, mientras que Eudes se burlaba de la gente.


El Sol y la Luna le dijeron a Dionisio que a Eudes lo iban a

castigar por un año, así la gente podía recolectar muchos

frutos y no morirse de hambre.


Sus padres lo reunieron a Eudes y le dijeron que no todo

era de él, que también lo podía compartir con su hermano

y así quedaron formados el Verano, Otoño, Invierno y

Primavera.


Durante largos años el otoño y el invierno fueron dando

frutos como la mandarina, el limón, la naranja, etc. Y así

la gente vivió mucho mejor.

AUTORES:
EMANUEL M.
ALBA ROSA F.
LUCAS F.

webmaster emangelm-emanuel